domingo, 20 de marzo de 2011

Mentiras con mentol


Marianne viene todos los sábados y parece nunca irse. Trato de distraerme, de no pensar en algo que no sea su visita. Ni los libros, ni Rubber Soul o Carnegie Hall, nada parece provocarme el mismo efecto que ella causa en mí. Marianne es una sátrapa. 

-Te amo- le digo.

-Sos un mentiroso- contesta, y saca un paquete de cigarros mentolados que fumamos en el patio.

Cada vez que le miento, siento su sabor en mi boca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada